jueves, diciembre 15, 2005

 

Percusión.

René dice que una de las razones para no abandonar Colombia es el "síndrome" del emigrante: No tiene su mente en el nuevo país, no tiene su cuerpo en el antiguo, y con el tiempo no tiene seguro de donde está su hogar. Salvo que la respuesta a la última pregunta es obvia (home is wherever andrea is, period) se intenta luchar contra ese estereotipo. Se intenta, pero la mayoría de las veces no se logra.

Para hacerle el quite a la colombianitis aguda (asuzada por el hecho de que terminé los examenes y, malaya sea, el viaje es hasta dentro de 9 días) opté por lo obvio. Invitación a mr Matsuoka a ver una película. He escuchado que solo recientemente se ha "descubierto" la percusión. (Las comillas obvias significan dentro del mundillo occidental). Así que optamos por una película sobre la vida de una famosa percusionista.

Y que obra tan maravillosa. (Obviamente la reseña ha de leerse con reserva del sumario, y como siempre el consejo es no esperar nada de la película, para dejarse sorprender.) Además de la deliciosa música, de la dosis de optimismo y de ganas de vivir que este tipo de personajes transmiten, el documental en sí tiene buena fotografía. Que más se puede esperar?

En el camino nos fundimos en una discusión corta sobre la mecánica cuántica. Aparte de la definición del proceso de medición (al medir se proyecta el estado del sistema cuántico en uno de los estados correspondientes a los autovalores del hamiltoniano del sistema), Matsuoka está seriamente preocupado por la paradoja de schrodinger, duda mucho de que la definición de medición no incluya una tautología.

Volví a la Universidad, a la biblioteca específicamente. Me siento enfrente de la gran ventana a bajar linux y revisar viejos diarios de los amigos. Mientras tanto trato de mantener mi mente en Bogotá, escuchando la silla eléctrica y la música de Andrés Ospina.

Comments:
"yo no necesito ser, necesito un lugar para poder ser" seria mi respuesta a Rene, aclaro yo no digo que no volvere, asi como tampoco digo que me muera de ganas por volver.....
 
yiiiish, al principio me gustaba oir la silla electrica, pero ahora creo que son muy garra: uno de los manes habla como marica de cofiur y el otro habla como si hubiera salido del yimi carter.
 
Son un poquito garra, o como ellos suelen decir "guayigol". Pero es rico escuchar acento bogotano y saber que est'a pasando en bogot'a, sea como sea...
 
Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo



<< Home

Archives

julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006   diciembre 2006   enero 2007   febrero 2007   marzo 2007   abril 2007   mayo 2007  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?